Conservación y Sugerencias

Las TRUFAS

 

La Trufa Negra manifiesta todas sus propiedades cuando se cocina, su aroma penetra lentamente en los alimentos y es deliciosa en recetas al horno. La Trufa Blanca es Excelente natural, para condimentar alimentos calientes o fríos que de inmediato recibirán toda su esencia. Hay que lavar la trufa con agua fría pero siempre con la ayuda de un cepillo y jamás directamente debajo del agua. Se aconseja no rallar la Trufa con el rallador tradicional sino utilizar el cortador de trufa que permitirá un corte uniforme y láminas de diferente espesor. Habría que consumir la Trufa natural lo antes posible para así degustar totalmente su aroma.  En el caso de conservarla algunos días hay que seguir algunas sencillas pero esenciales pautas: es indispensable guardar la trufa en la nevera (+2°/+6°) al reparo de la luz, envuelta en paño o en papel sin quitar la tierra que la cubre. Si guardamos la Trufa en papel ese debe ser sutil y absorbente y tiene que ser sustituido cada día. Conservar las trufas siempre separadas entre ellas, en un tarro de cristal cerrado para evitar que los demás alimentos absorban el aroma. En cuanto la trufa empiece a notarse blanda al tacto hay que consumirla cuanto antes porque ha alcanzado su límite de maduración.

 

PASTA FRESCA 100% Sémola Italiana

 

La Pasta Fresca Perle de Italia, gracias a su especial envase en atmósfera protectora, se puede guardar en una nevera doméstica durante el tiempo establecido en la fecha de caducidad. Una vez abierto el envase se deberá conservar en la nevera un máximo de 4/5 días y si no se recomienda congelar el producto. En el caso de cocinar la pasta congelada echar la cantidad que se desea directamente en agua sin necesidad de descongelar. La cantidad de pasta fresca que se aconseja por persona es de 110gr.

 

PARMIGIANO REGGIANO BIOLÓGICO  Raza Blanca de Módena, 24 meses de curación

 

El Parmigiano Reggiano Biológico, Raza Blanca de Módena, 24 meses de curación (media curación) presenta las siguientes notas sensoriales: Lácteas (mantequilla), Fruta Fresca (cítricos) Fruta Seca (nueces y avellanas) y Animales (caldo de carne). Sabor: Dulce, Sápido y algo picante.

 

Sugerencias para la degustación: El Parmigiano hay que degustarlo a una temperatura entre 16º-17º, si se encuentra en la nevera habría que sacar el producto una hora antes de degustarlo, media hora antes si está envasado al vacío.

 

 

Recortar un trozo de Parmigiano Reggiano y partirlo con los dedos de las dos manos, oler su aroma y degustar: notarás en el paladar y en la nariz las notas sensoriales únicas del Parmigiano Reggiano Bío de Raza Blanca de Módena de 24 meses de curación!

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©2015, Perle de Italia de Paolo Pietrunti. Todos los derechos reservados.